martes, 8 de julio de 2014





El valor de amar    
Loretta cornejo Parolini (2006)

El  de los padres que tienen  el valor de amar a un niño que usualmente  aún no conocen  y que viene de otro lado y de otra historia , y el valor del hijo al poder tener unos padres nuevamente, a pesar de lo perdido .
Quién soy? De dónde vengo? Por que estoy aquí? Qué fue lo que pasó ¿
¿por qué a mí?
Uno de las cosas que tenemos que contar cuando tratamos con niños adoptados  es el desconocimiento real de sus orígenes  en su mayor parte . El ser adoptado es saber y no saber al mismo tiempo  y esto nos ayudará a entender de algún modo sus procesos de pensamiento.
Aunque el ser adoptado es una circunstancia para toda la vida  donde generalmente no hay vuelta , y dentro de su propia historia es como si le faltaran una o dos piezas para que todo más o menos esté encajado y pueda moverse de un modo mejor . `Pueden haber muchas teorías pero tal vez la única teoría valedera es la que pueden dar ellos mismos  desde sus propias vivencias.


El niño adoptado siempre estará mirando hacia otro sitio hacia su otra vida, sus otros recuerdos aunque sean sombras, fantasmas o recuerdos reales o imaginados, recuerdos que intentan llenar vacíos y otras veces arreglar historias que duelen por dentro y que dan miedo a nivel de piel,
mamá  tengo miedo , pero tú sabes que hay dos tipos de miedo no ¿ el miedo de por fuera, el que todos notan  y que cuando te tranquilizan te calma, y el otro el miedo de dentro, el que no se nota,   sólo tú y no sabes de dónde viene , pero te aterroriza y te dan ganas de huir o de atacar y defenderte.” ( 11 años )
Muchos de los que les rodeamos intentamos siempre que vean donde nosotros miramos, hacia donde vamos hacia donde ellos tienen que ir, pero esto les es imposible , no pueden hacerlo siempre, pues hacia donde miran algo   les atrae,  tratando de buscar su historia aquella que no ha sido contada pero que llevan dentro , por eso se recomienda que miremos primero hacia donde ellos miran , entremos con ellos y luego poco a poco los invitemos a integrar lo que queremos darle .

El sentimiento de abandono, de rechazo  , de exclusión, viene dado desde el mismo momento que es dado  o sacado de la madre y entregado a unos otros , y no tanto desde su condición de adoptado, sino que a partir del momento que la madre por la causa que sea, escoge no quedarse con él  y la familia inclusive, toda relación se verá teñida en mayor o menor intensidad de estos sentimientos  esta falta de sensación de sentimiento de seguridad , que en algunos casos nos da la sensación de ser tan autónomos y sobrevivientes  desde pequeños, sin arraigo a nada, sin incorporar autoridades, ni  sensación del otro, una falta real de los códigos que los demás niño tienen  de  lo que son las normas de cuidado por los adultos,  las relaciones afectivas, y por otro lado otros    que se aferran, se pegotean  sin poder nunca sentirse  seguros de sí mismo, de sus capacidades, de sus habilidades, de su identidad como hijo y como ser en el mundo .
Generalmente son niños que aunque den la apariencia de siempre querer no crecer y estar jugando continuamente, en sus cabecitas continuamente están dando vueltas a encontrar respuestas a su situación de adoptados , de su abandono y de fantasía de sus padres biológicos
La búsqueda de los orígenes y de sus padres biológicos no debe considerarse como un fracaso de la adopción , hay muchas investigaciones que confirman que la relación con los padres adoptivos no se corta después de realizar esta búsqueda   y el encuentro posible de los padres biológicos , muchas veces si la madre biológica o la familia biológica reacciona bien, quedan estos como unos amigos o parientes incluyéndose a veces  como otra parte de la familia del niño .

Encontrar una madre biológica no es tener una nueva madre .

Adopciones abiertas (contacto con la familia biológica) y adopciones cerradas

En las abiertas tiene que haber decisión por  ambas  partes con ayuda profesional  ; según algunos autores esto ayuda al dolor de la madre biológica y ayuda a no idealizar a los padres biológicos.

Uno de los puntos más importantes para trabajar con los padres es que tienen que tener claro que ellos no se pueden hacerse responsables de la historia anterior del niño, sino mas bien el de construir el presente hacia delante. Como ya hemos explicado, el niño siempre estará mirando hacia otro lado con una mirada interna que muchas veces es inexplicable para las personas que rodean a este niño. Por un lado este niño internamente está mirando a esta familia que dejó, o que lo dejaron, e inconcientemente no siente que tenga el permiso de ser más feliz ni de construir más que su familia de origen; por otro lado, si el niño adoptado viene de otro país, de otra cultura, también estará mirando además de a su familia de origen, toda una serie de raíces que de alguna manera han sido cortadas drásticamente (lenguaje oral, cuentos, idioma, costumbres, canciones, paisajes, significantes y significados propios de este país).
Es como si de algún modo nosotros tuviésemos simplemente después de un viaje de 6 a 10 horas, mágicamente pasar a entender toda una serie de signos, y decodificarlos como si todas nuestras generaciones anteriores los hubiesen producido. Es conveniente que nos hagamos la idea que recién la tercera generación de estos niños, podrá de algún modo haber integrado de alguna manera casi natural los códigos de sus nuevas familias y culturas.
La gran capacidad de resiliencia y sobre vivencia que tienen estos niños es lo que hace que muchos de ellos sólo lloren de dos a tres días al llegar a su nueva familia y nunca más lo haga. Al mismo tiempo hay otros niños que con idiomas completamente diferentes, después de una semana  ya no hablan en su idioma de origen, y dicen sus primeras palabras en el idioma actual. Aunque esto sea mucho más cómodo para todos los integrantes de la nueva familia, lo único que nos está diciendo es que es un acto de sobre vivencia, de mimetizarse con el entorno como un modo de defenderse de posibles ataques como los ya recibidos.
Es asombrosa la capacidad “de engañar” que tienen estos niños, generalmente después de la situación traumática y de abandono, y rechazo, ellos actúan como si estuvieran en el mundo, y a veces no existe en sus caras ni la menor duda de sufrimiento o de desconcierto, solamente luego más  o menos dos años en su nueva familia, podremos comprobar que aunque estuvieron en las fiestas de navidad, tuvieron noche de reyes, y fiestas de cumpleaños, casi ninguno recuerda estos detalles del primer año, tienen las fechas cambiadas, completamente confusas, como si hubiesen estado bajo estado de shock. Si estamos al lado de estos niños durante este primer año, casi es muy difícil de poder ver estos signos de shock, por      que intentaran en todo momento de seguir caminando y sonriendo desde el “como si”.
Como mencionamos anteriormente todos estos conceptos son necesarios para que los padres y toda persona alrededor de este niño sean conscientes  de esta dificultad normal de descifrar estos códigos. Siempre cuento la anécdota de un niño que fue adoptado desde Europa del este donde nunca se le dijo que fue adoptado, llego al año y medio o dos, se le cambió el nombre por uno español, y los padres decidieron nunca decirle su origen, y por más que insistí que seria conveniente cuando el niño llegó a consulta a los 5 años, los padres  siguieron diciendo que  no querían decirle " su verdad ". El problema que tenía este niño era el mismo problema que tienen la mayoría de los niños adoptados. Sentimientos aparentemente irracionales de exclusión, de rechazo y de burla que eran respondidos con mecanismos de defensa impulsivos y agresivos, ya sea verbales o con actos. En las sesiones de terapia el niño siempre escogió jugar y dibujar a Superman, que si bien recordamos, es casi el único superhéroe que es adoptado por unos padres mayores y que dada la casualidad en este niño sus padres adoptivos también eran mayores.
Nunca desobedecí lo que los padres eligieron, pero siempre en las sesiones hablamos de Superman, que es lo que podría haberle pasado a los papás de Superman, que sentía Superman hacia estos papás mayores, cuales eran los sentimientos hacia los papás anteriores y hacia los actuales.
Por otro lado pedí a una persona del país donde había nacido este niño  que me enseñase algunas palabras básicas en este idioma, como por ejemplo: si, no, ven. En una sesión, mientras el niño jugaba en el suelo le dije la palabra si en su idioma original, y el niño paró de jugar y me dijo “¿Qué me has dicho?”
Y volví a repetir la palabra en su idioma. Y entonces el niño siguió jugando. Cuando me pidió si podía comer un caramelo le dije que no en su idioma, y en su cara se reflejo la mirada como que iba a un recuerdo, y nuevamente me preguntó “¿que me has dicho?” Y nuevamente le conteste el no en su idioma, se me quedó mirando y le dije ven en su idioma, y el niño vino hacia mi, se abrazo y me dijo: “No se que me estás diciendo, pero esas palabras las recuerdo de algún sitio, no sé de donde, pero sé lo que significan pero no sé de donde”.
De alguna manera con este ejercicio quería yo saber si es que dentro suyo existían todavía las raíces del lenguaje básico de todo bebe, como es el Si, el No y el Ven. Y este niño a pesar de los 4 años y medio que vivía en España, sin haber vuelto a escuchar su idioma original, recordaba a nivel de sensaciones estas palabras y su significado. Esto es un ejemplo del cual quiero hablar para podernos enterar de con qué estamos haciéndonos cargo. Muchas de estas grabaciones no están a nivel cognitivo, sino a nivel de recuerdos celulares y a nivel de piel, y muchas veces lo que para nosotros significan unas palabras o gestos, estos niños han tenido unas grabaciones muy anteriores y primarias con otros significados.
Cuando estos niños nos hablan de exclusión, de rechazo, no nos están hablando de las palabras usuales que todo niño habla a sus seis años, sino que están cargadas  de una manera afectiva inmanejables para ellos. No sólo del rechazo de la mamá, sino de todo un núcleo familiar que no se quiso hacer cargo de su vida ni de su historia.
Por otra parte la nueva familia tampoco puede hacerse cargo de esta historia, ya que por más que se haga, nunca podrá ser reparada ni sustituida. Lo que es importante es enseñarles a construir del presente hacia delante, y que esta capacidad de sobre vivencia y de resiliencia les sirva para poder ser dueños de su futuro y de su destino.
Muchas veces a estos niños les digo que si han sido capaces de llegar a una adopción es que tienen un don que los ha diferenciado de los otros niños que se han quedado, este don posiblemente aun no tenga un nombre pero es una fuerza interna que ha hecho que desde el primer funcionario, el primer cuidador haya puesto su mirada en ellos para luego poder iniciar el largo camino hacia la nueva familia, este don en si es un deseo interno muy fuerte de volver a estar en un grupo familiar, sea conciente o no este deseo en el niño que hace que traiga todo un camino de pasos necesarios para la ejecución de esta adopción.
Algunos padres dirán que en su quehacer diario con el hijo muchas veces pareciera que en el fondo el niño quiera ser devuelto, o que nunca quiso salir de esa situación de abandono.
En realidad esto no es así, sino que hay una gran culpa de poder cortar o abandonar a la familia de origen, por esto es necesario mientras se pueda, cogerle las manitos, pedirle que miren a los ojos y decirles “tienes permiso para ser mas feliz y mejor que tu anteriores padres y que nosotros”.
Por otro lado también es necesario que quede claro lo que son las relaciones congruentes, es decir, antiguamente existía la teoría que estos niños hacian todo lo posible para probar el vinculo y sentirse seguros, y esto significaba hacer las peores cosas y “maltratar” a los padres o cuidadores. La teoría se basaba que cuando el niño se encontrase seguro dejaría de hacer esta conducta. A lo largo de los años y en mis conversaciones ya con adultos adoptados lo que he podido comprobar es que lo que se ha producido es una relación basada en el maltrato, donde el adoptado cree que tiene todo el derecho de maltratar o de abusar de su nueva familia o de sus cuidadores, y que de alguna manera de modo inconciente, la sociedad les debe algo que la vida les quitó, y por esto se hacen hacedores de tomar la justicia por mano.
Cuando hablo de relaciones congruentes estoy hablando desde niños ya de cuatro años donde hay que enseñarles que una conducta de maltrato y de abuso no siempre va a atraer al otro ni hacer que el otro se quede junto a él, de alguna manera la frase seria “Si quieres que me quede contigo te toca a ti convencerme para que lo haga”. En esto es fundamental que estén basados los padres, por supuesto, basándonos en mano izquierda y mano derecha, para que poco a poco vaya entrando en su inconciente que todo vinculo necesita de dos partes, y ambas que tengan un equilibrio de dar y recibir, y luego d e por lo menos dos años de establecer cierta relación de confianza y de aprendizaje de lo que son los vínculos entre las personas 
Por otro lado esta la sensación de victima que tienen estos niños, y que cuando son pequeños hacen que el resto de personas de acuerdo a su historia tiendan a sobre entenderlos sobre protegerlos, y justificarlos. Si queremos ayudarlos “el pobrecito” no tiene que estar presente ni consciente ni inconscientemente, ya que como vuelvo a repetir, ellos han tenido la fuerza suficiente como `para llegar a ser adoptados.
Otra de las reglas generales que doy a las familias es que de algún modo el niño, después de dos o tres años que ya esta en la casa, se le deben explicitar cuales son las normas de esta familia, ya que a nivel implícito e inconciente no las tienen. Esta es una ardua tarea donde primero los padres deben reunirse para escribir las normas básicas de la familia, por ejemplo, el respeto, no mentir, no engañar, no insultar, no golpear, etc. Y que en algún momento sobretodo cuando las conductas del niño no son apropiadas, explicarle que cada familia tiene unas determinadas normas y que si uno quiere estar incluido en esta familia tiene que estar seguro si quiere seguirlas. Este es un trabajo que se realizara de a pocos y de vez en cuando, sobretodo cuando se vea que el niño no esta cumpliendo con lo básico que cumplen los demás de la familia.
Por ultimo es importante en algún momento dentro del trabajo profesional con estos niños, trabajar el agradecimiento hacia estos nuevos padres, y a lanuela familia, y a la vida misma.
Mientras no haya esta sensación de agradecimiento, casi es imposible poder avanzar con el trabajo de estos niños y este trabajo se tiene que hacer desde la ayuda profesional, porque de nada sirve que sean los padres los que pidan este agradecimiento, sino será la intervención y la mirada de otro el que haga que el niño busque en  su corazón en qué cosas está agradecido.
Con un niño de doce años que trabaje esto le pregunté después de diferentes actos impulsivos contra su tía que es la que lo había adoptado, en qué  le  agradecía a ella y me contestó en que se levante los sábados en la mañana temprano para llevarme a los scouts . Le pregunté que si no encontraba nada más, y me dijo que no, que era lo único.
En lugar de forzarle a hacer la lista le dije que me parecía bien, que si eso era lo único que podía encontrar para agradecerle, era bueno saberlo porque de alguna manera me hacia entender la cantidad de actos en contra de su tía que constantemente hacia y que al menos así sabría que esperar yo de él en relación a su tía y a su propia conducción de vida.
Terminamos la sesión y de algún modo sentí que se me clarificaban las cosas porque muchas veces andaba peleando yo más que él en que pudiera introducir a su tía dentro de su corazón y de sus afectos.
A la semana siguiente nos volvimos a encontrar y yo ya me había olvidado del ejercicio anterior, pero ni bien se sentó me dijo:” He pensado en lo que me dijiste y he traído mi lista que he hecho esta semana” y me la leyó.
- Le agradezco que reaccione de la manera que lo hace ante todo lo que hago porque sé que otros padres no reaccionarían de esa manera, lo veo por mis amigos y sus padres.
- Le agradezco que me haya acogido cuando mis padres adoptivos  murieron y nunca me ha pedido nada
- Le agradezco que aunque a veces me grita lo hace siempre después que muchas veces he hecho lo imposible para llevarle a ese estado, y luego se sienta a hablarme
- Le agradezco que me haya encontrado una cuidadora que siempre se preocupa por ser mi amiga y me ayuda en mis deberes
- Le agradezco que  a pesar de todo lo que hága me haga sentir que siempre me quiere

A partir de esta sesión el niño cambió en la relación con su tía de manera radical, pudo vencer sus miedos, pudo apegarse nuevamente a alguien y expresar afecto y orgullo de esta persona hacia él. No se avergonzó más de tener a su tía y no una mamá, y mas bien pudo darle a su tía su lista que había preparado para la sesión. De algún modo ante mis ojos lo vi mayor y más seguro de tener parte de su vida en sus manos.Es lo que llamo el valor de Amar 


(Este trabajo lo  he recuperado en mi ordenador  lo presenté o escribí en el 2006  para una Jornadas creo en Valencia, pido disculpas sino recuerdo donde fué . Gracias )               


                              Cuéntame  otra vez ....(Jamie Lee Curtis)



Adopción Internacional : Mariposas (Susana Ramos )

          Para todos aquellos  niños que nos enseñan cada día lo que es la vida , nos muestran que se puede; y para aquellos padres,  los primeros y los de después que aprendemos  día a día que a la vida hay que ponerle calor y color , y que cada uno puede tener su propia melodía y seguir su vida a su propio ritmo, el ritmo que cada uno escucha como propio desde su alma 

Y una película divertida y a la vez  de esperanza  que recomiendo "Voy a ser mamá o 100% Cashemire)respecto a la adopción 































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada